viernes, 20 de febrero de 2009

Cuba Contribulle a la Protección de la Capa de Ozono




Es conocido que el sol emite rayos ultravioletas a elevada longitud de onda altamente perjudicial para el hombre y su habitad. La capa de ozono que bordea la atmósfera terrestre constituye el filtro natural por excelencia que, en sus cerca de 20 km, atenúa las radiaciones a través de volúmenes de moléculas a fin de disminuir la intensidad de los rayos al llegar a la superficie de la Tierra.

Su debilitamiento ha traído serios problemas para la salud del hombre. En muchas zonas del planeta, específicamente países del sur como Chile y Argentina, se ha registrado un incremento -en cantidad y tiempo- de algunas enfermedades como cataratas, cáncer de la piel, afectaciones del sistema inmunológico y otras.

Así, estudios realizados en algunas naciones europeas permiten afirmar que la textura de la piel constituye otro factor decisivo en la incidencia de estas enfermedades. Las personas muy blancas -con piel más sensible- son dañadas en mayor número por los rayos solares.

Cuba, por estar ubicada en el área del Trópico no es tan afectada, sin embargo, realiza grandes esfuerzos por cumplir los compromisos asumidos dentro del convenio de Viena, para reducir sus emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, causa principal del deterioro de la capa protectora y de múltiples enfermedades.

La afectación no solo se centra en el área de la salud humana. Otros sectores que laboran con aerosoles industriales (ambientadores y productos de limpieza), gases refrigerantes, fungicidas y, sobre todo, los gases emanados de la industria, constituyen los mayores agresores de la atmósfera.

Su implementación significó un salto de calidad en la producción y la salud humana. La puesta en práctica tiene un doble propósito: brindar una solución ambiental, revertida en el mejoramiento de la salud y calidad del tratamiento a las personas con estas enfermedades.